Blog > Gobierno abierto > 21 recomendaciones de OGP para una vacunación abierta

21 recomendaciones de OGP para una vacunación abierta

No toda la información sobre la compra y distribución de las vacunas contra el COVID-19es abierta, te explicamos las recomendaciones de la Open Government Partnership sobre qué se debe tener en cuenta para generar políticas de apertura en la materia.

Disponible en:

We are open government

Por Laura Tamia Ortiz. Publicado: mayo 14 de 2021

El acceso a las vacunas contra el COVID-19 es necesario para salvar vidas e incluso para permitir que las economías se recuperen. En este contexto, el gobierno abierto puede convertirse en una herramienta útil para mitigar los riesgos de corrupción, generar confianza y garantizar que las vacunas lleguen a las personas que más las necesitan.

Los ciudadanos tienen derecho a saber cómo se gasta el dinero público, conocer las medidas adoptadas para proteger su salud y garantizar que ese dinero realmente se utiliza para el beneficio de todos. A pesar de ello, esto no está pasando de manera generalizada, por poner un ejemplo, la investigación de la vacuna ha sido altamente financiada por los Estados, sin embargo, en muchos casos ni siquiera se han revelado las condiciones con las que se ha otorgado dicha financiación, ni tampoco los acuerdos firmados con las farmacéuticas, que ya se encuentran distribuyendo las vacunas en los países. Esta misma semana Joe Biden mostró su apoyo a la liberación de las patentes de las vacunas COVID-19 y a la renuncia por parte de las farmacéuticas a los derechos de propiedad intelectual, como ya había sido solicitado por otros dirigentes mundiales, pero se necesita más que eso.

La Alianza para el Gobierno Abierto (OGP), dentro de su serie de “Guías de Gobierno Abierto y Coronavirus”, ha publicado un manual relacionado con las vacunas dirigido a gobiernos, en el que proporciona 21 recomendaciones a la hora de investigar, comprar, distribuir y hacer seguimiento a las vacunas bajo los principios del gobierno abierto.

Esta iniciativa sigue el camino marcado por otras organizaciones como Open Contracting Partnership (OCP), múltiples publicaciones académicas e investigaciones periodísticas, como la que realizamos con la Red Palta sobre los beneficios legales y tributarios que obtienen las farmacéuticas en la compra de las vacunas, que señalan la importancia de la transparencia, la rendición de cuentas y el involucramiento ciudadano contra el escepticismo generado durante todo el proceso de vacunación. Puedes encontrar los datos utilizados en la investigación realizada con Red Palta en nuestra aplicación de dashboard “Rastreador Vacunas COVID en América Latina”.

Las recomendaciones, que encontrarás al final de este artículo, surgen como una herramienta complementaria a la Guía para el desarrollo e implementación de planes nacionales de vacunación para las vacunas del COVID-19 de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en la que ya se destaca la trascendencia de garantizar una estructura y un proceso de toma de decisiones sólidos, responsables y transparentes, y pueden resumirse en:

  • La importancia de involucrar a expertos no gubernamentales en el proceso de autorización de las vacunas y de ser abiertos sobre la seguridad y eficacia de estas para ganar la confianza de la ciudadanía. Existen entidades independientes como la Agencia Europea del Medicamento (EMA), responsable de la evaluación científica, la supervisión y el seguimiento de la seguridad de los medicamentos en la UE y, en el caso de las vacunas contra el COVID-19, son además los encargados de aprobar su autorización. La EMA está compuesta por 36 miembros, que, al ser nombrados, “se comprometen a actuar en interés público y a no representar a ningún gobierno, organización o sector” y por 7 comités científicos en los que participan expertos de toda Europa. Sus informes relacionados con el COVID-19 son públicos, aunque no se proporcionan en formatos reutilizables.
  • La necesidad de generar procesos de contratación abiertos para una gestión eficiente de los recursos y reducir los riesgos de corrupción, tanto a la hora de publicar la información de manera transparente, accesible y reutilizable, como al incluir la participación ciudadana, especialmente de los expertos del sector sanitario, en todo el ciclo de vida de las vacunas. OCP ofrece a los gobiernos una Guía para recopilar, publicar y visualizar los datos de contratación de COVID-19 y ha hecho pública una herramienta que hace seguimiento a la contratación relacionada con el COVID-19 en 9 países.
  • La exigencia de contar con procesos de distribución abiertos, en los que se publiquen datos claros sobre cómo se va a llevar a cabo la distribución y cómo acceder a las vacunas, que cuenten con el apoyo de líderes y grupos sociales para disipar las dudas que puedan tener los ciudadanos. Buenos ejemplos son la guía publicada por la organización G-Watch de Filipinas, que recopila los derechos con los que cuentan los ciudadanos en el programa de vacunación de su gobierno y la iniciativa Coronavirus CivActs Campaign del AccountabilityLab, que aborda la desinformación sobre la pandemia en siete países africanos y ofrece información fácilmente entendible a la ciudadanía.
  • El requisito de establecer múltiples canales de seguimiento y control, que permitan a los gobiernos rendir cuentas de sus políticas de vacunación y sus resultados y a la sociedad civil controlar que dichas políticas realmente se cumplan. Desde el inicio de la pandemia se han creado infinidad de plataformas públicas en las que se ofrecen datos sobre el coronavirus, incluidos los procesos de vacunación, sin embargo se han presentado grandes carencias en cuanto a la calidad de los mismos, los formatos en los que se han abierto y la (im)posibilidad de su reutilización. En España, la plataforma de Datos Abiertos de la Junta de Castilla y León ha sido uno de los portales más reconocidos por su gestión de la información sobre la pandemia, siendo, entre otras cosas, la única Comunidad Autónoma del país que ha publicado desde el inicio las actas de las reuniones de los comités de expertos por el COVID-19.

Estas son las 21 recomendaciones dadas por OGP.

Revisión y aprobación.

Ensayos clínicos

  1. Exigir que las farmacéuticas divulguen los informes de los estudios clínicos y que alimenten un registro público con la información relacionada con los ensayos, que incluya protocolos de prueba, resumen de resultados y datos anonimizados a nivel de participante

Autorización

  1. Establecer y fortalecer Grupos Asesores Técnicos Nacionales de Inmunización (NITAGs) u otros grupos ciudadanos multidisciplinarios para desempeñar un papel asesor independiente para ofrecer recomendaciones públicas
  2. Proporcionar explicaciones públicas de por qué se aprobaron o no las vacunas, incluida la base científica, junto con información sobre su seguridad y eficacia

Contratación y gasto

Presupuestos

  1. Involucrar a los ciudadanos en la planificación y el seguimiento de los presupuestos para las vacunas y los gastos relacionados con ellas (por ejemplo, logística, jeringuillas, software, gestión de residuos)
  2. Publicar datos legibles por máquina sobre las asignaciones presupuestarias, incluidas las fuentes de ingresos, la ayuda de los donantes o los instrumentos de deuda

Contratación pública

  1. Publicar el proceso de contratación y los contratos en torno a las vacunas (investigación, desarrollo, fabricación y distribución) y los servicios relacionados con las vacunas, centrándose en la divulgación:

    • La cantidad de vacunas (u otros productos) adquiridos
    • El precio pagado, incluido el precio unitario
    • El calendario de entrega
    • Cláusulas de reparto de riesgos y de responsabilidad
    • Acuerdos de fabricación exclusiva
    • Acuerdos de propiedad intelectual y licencia
    • Derechos de “March-in” (para hacerse cargo de las vacunas si no se suministran en condiciones razonables)
  2. Consultar la Guía de la OCP para publicar la información sobre adquisiciones de emergencia COVID-19

  3. Publicar la información sobre la verdadera titularidad de los beneficiarios de todos los contratos, incluida una lista de inhabilitación basada en el mal desempeño o el fraude en el pasado

Gasto

  1. Publicar datos legibles por máquina -desglosados por región, sexo y grupo social- sobre los gastos en vacunas y relacionados con ellas
  2. Establecer múltiples canales de seguimiento del gasto público

Distribución

Proceso de planificación

  1. Involucrar a los ciudadanos, en particular a los trabajadores sanitarios, en el desarrollo y la orientación de la implementación de los planes de acción a través de grupos conformados por múltiples partes interesadas, como los Comités de Coordinación Nacional, y los grupos de planificación subnacionales

  2. Publicar y socializar los planes de despliegue de la vacuna que incluyan:

    • Las dosis que se distribuirán y el calendario
    • Recursos y financiación
    • Estructura de coordinación, incluidas las oportunidades de participación pública
    • Estrategias para identificar e involucrar a las comunidades que dudan de las vacunas
    • Lista de poblaciones prioritarias, incluida la justificación
    • Cadena de suministro y proceso de distribución
    • Estructuras de seguimiento y evaluación

Despliegue

  1. Publicar datos sobre la disponibilidad de vacunas, incluyendo el número de vacunas, el tipo de vacuna y los suministros accesorios en stock, así como la capacidad de la cadena de suministro (por ejemplo, la cadena de frío)

  2. Comunicar quién es elegible para las vacunas (por ejemplo, por grupo de edad, vulnerabilidad), y cuándo

  3. Publicar datos sobre la aceptación y la cobertura de las vacunas a lo largo del tiempo, desglosados, como mínimo, por región, sexo y grupo de edad

    • Cuando sea posible, desglosar más por tipo de vacuna, ocupación, comorbilidades, contexto (por ejemplo, escuela, prisión) y grupo socioeconómico, étnico o cualquier grupo socialmente desfavorecido
    • Proteger la privacidad de los datos personales anonimizando los datos de los receptores de las vacunas
  4. Comunicar de forma proactiva cualquier acontecimiento adverso tras la vacunación (AEFI), incluyendo información sobre los acontecimientos, así como los hallazgos y resultados de la investigación

  5. Compartir información sobre los derechos y beneficios, incluyendo cómo acceder a los programas de vacunación, dirigiéndose en particular a los grupos marginados

Confianza pública en las vacunas

  1. Gestionar la desinformación y las dudas sobre las vacunas

    • Establecer sistemas de vigilancia para conocer las fuentes de información engañosa
  • Asociarse con las ONG para involucrar a las comunidades locales, identificar las preocupaciones y compartir información objetiva
  • Utilizar múltiples canales -en línea y fuera de línea- para compartir proactivamente la información sobre la vacunación y los planes de despliegue, incluso en los idiomas locales

Seguimiento y supervisión

  1. Capacitar a la sociedad civil y a los actores gubernamentales (como las instituciones de auditoría del Estado) para hacer un seguimiento de la adquisición y distribución de vacunas mediante el establecimiento de órganos de supervisión con acceso a datos de gasto, inventario y entrega en tiempo real, como el uso de vacunas y las tasas de desperdicio por región

  2. Establecer mecanismos de reclamación a través de los cuales los ciudadanos puedan presentar quejas si se les niegan injustamente las vacunas o experimentan otros problemas durante la vacunación

    • Permitir a los ciudadanos informar sobre la entrega de vacunas a través de varios canales
  3. Crear circuitos de retroalimentación a través de los cuales los gobiernos se comprometan a investigar y responder a las alertas y quejas de los ciudadanos

Recursos adicionales

Si quieres conocer más sobre la información presentada en este post, suscríbete a nuestro newsletter y visita: