Blog > Gobierno abierto > Gobierno abierto para dummies: datos abiertos

Gobierno abierto para dummies: datos abiertos

¿Por qué abrir datos es necesario para conseguir un Gobierno Abierto?

Disponible en:

Por Laura Tamia Ortiz. Publicado: julio 12 de 2021

En la serie de post “Gobierno Abierto para Dummies” que puedes encontrar en nuestro blog estamos realizando un repaso a los principales conceptos relacionados con Gobierno Abierto. Ya hemos visto qué significa Gobierno Abierto y qué se entiende por transparencia, participación y rendición de cuentas dentro de este modelo. En este post revisaremos un elemento indispensable: los datos abiertos.

¿Qué son los datos abiertos?

La Carta Internacional de Datos Abiertos los describe como “datos digitales que son puestos a disposición con las características técnicas y jurídicas necesarias para que puedan ser usados, reutilizados y redistribuidos libremente por cualquier persona, en cualquier momento y en cualquier lugar”, sin restricciones de copyright, patentes u otros mecanismos de control o propiedad. Este tipo de datos pueden ponerse a disposición tanto por entes privados como públicos. Así, los gobiernos son fundamentales debido a la cantidad de datos que recopilan en el desarrollo de sus actividades y ya que, por ley, la mayor parte de su información debe ser pública.

La Carta, que ha sido ratificada por 24 gobiernos nacionales y 61 gobiernos subnacionales, presenta 6 principios que deben cumplir este tipo de datos:

  1. Abiertos por defecto. Este principio invita a la proactividad desde las entidades públicas, para evitar que los ciudadanos tengan que entrar en procesos burocráticos para acceder a la información. La entidad que custodia los datos deberá, en cualquier caso, respetar la legislación y la protección de la privacidad e intimidad de las personas y, en caso de que un dato no se haga público, deberá explicar el porqué de dicha decisión.
  2. Oportunos y exhaustivos. La información debe publicarse de manera rápida y completa para asegurar su pertinencia y relevancia. Además, en la medida de lo posible los datos deben proporcionarse en su forma original sin modificaciones.
  3. Accesibles y utilizables. Los datos deben ser legibles por máquinas y fáciles de encontrar, esto incluye los portales de datos, que sean publicados en diferentes formatos y que la experiencia de usuario para acceder a ellos sea adecuada. Este tipo de datos deben ser gratuitos y abrirse bajo licencias abiertas.
  4. Comparables e Interoperables. Deben abrirse teniendo en cuenta los estándares internacionales con el objetivo de mejorar su calidad y permitir que puedan interactuar entre ellos.
  5. Para mejorar la Gobernanza y la Participación Ciudadana. Los datos abiertos permiten que los actores interesados puedan conocer qué hacen los funcionarios y políticos, lo que a su vez puede ayudar a mejorar los servicios públicos y la rendición de cuentas.
  6. Para el Desarrollo Inclusivo y la Innovación. La reutilización de los datos abiertos puede ayudar a impulsar el desarrollo económico inclusivo.

Los datos abiertos, además, cuentan ya con marcos legales sólidos en muchos países. Con la aprobación por el Parlamento Europeo de la Directiva 2003/98/CE, por ejemplo, se estableció un marco común de referencia en reutilización de la información pública, que ha dado lugar a múltiples normativas nacionales y la creación de diversos portales de datos abiertos en la mayoría de los estados miembros de la UE y esto se ha replicado en diversas partes del mundo, ya que los datos abiertos presentan grandes beneficios potenciales tanto en la forma en que pueden usarse como en los actores que pueden beneficiarse de su disponibilidad y son un recurso imprescindible para las actividades sociales y económicas de los países.

Entre los procesos que se dan dentro las administraciones públicas, o en relación con estas, que aprovechan los datos abiertos encontramos la transparencia y el control democráctico, mejora o creación de servicios, medición de desempeño e impacto, participación cívica, innovación, empoderamiento ciudadano y generación de nuevos conocimientos.

A pesar de lo anterior muchas entidades públicas encuentran grandes dificultades a la hora de generar políticas de Datos Abiertos e implementarlas de manera efectiva. Incluso en los países con mayor puntuación en los diferentes barómetros que miden el desempeño de los gobiernos a la hora de abrir los datos se encuentran grandes brechas relacionadas con la calidad de la información, su actualización, interoperabilidad y sobre todo enormes diferencias entre entidades o agencias gubernamentales dentro de los mismos niveles de gobierno.

¿Cómo van los países en apertura de datos?

En 2016, el Open Data Barometer, producido por la World Wide Web Foundation, evaluó a 115 países y algunos de los hallazgos del informe fueron que: 9 de cada 10 conjuntos de datos gubernamentales no están abiertos; los datos suelen estar incompletos y ser de baja calidad; el éxito o fracaso de las iniciativas de datos abiertos depende en gran medida de la voluntad política; son escasas las iniciativas de datos abiertos promueven activamente la inclusión y la equidad y; no se publican los datos necesarios para restablecer la confianza de los ciudadanos en las instituciones. Esta misma entidad, en su “Leaders Edition”, evaluó en 2018 el desempeño de 30 países líderes en la materia, los cuales además de firmar la Carta Internacional de Datos Abiertos se habían comprometido a cumplir los principios de los Datos Abiertos para la lucha contra la Corrupción del G20, y reportó una mejoría significativa en el avance de las políticas públicas en la mayor parte de esos países respecto a la edición de 2016, pero también muestra cierta preocupación pues en ellos todavía menos de 1 de cada 5 conjuntos de datos son abiertos; algunos de los primeros líderes mundiales, como el Reino Unido o Estados Unidos, han empeorado en sus resultados; los gobiernos siguen tratando los datos abiertos como iniciativas aisladas. El OUR Data Index de la OCDE, por su parte evalúa los principales avances y desafíos relacionados con el diseño y la implementación de políticas de datos gubernamentales abiertos en 32 países miembros y asociados de la OCDE. El último informe se publicó en 2019 y destaca que en los países evaluados se ha ampliado el enfoque de apertura por defecto aunque se siguen encontrando desafíos en materia de sostenibilidad y madurez de políticas, en la calidad de los portales, en la gobernanza de los datos y en el fomento de su reutilización por parte de otros actores.

¿Cómo publicar datos de calidad?

Uno de los puntos fundamentales de la apertura de datos es la interoperabilidad, pues permite que los distintos conjuntos de datos, independientemente de quien los publique, cuándo y dónde, puedan trabajar juntos y, de ese modo, generar sistemas complejos con datos que se comuniquen entre sí para desarrollar mejores productos y servicios. Ya en 2006, Tim Berners-Lee, propuso una escala para evaluar el nivel de apertura de los datos abiertos, a través de un ranking de 5 estrellas:

  • 1 estrella - hacer que su material esté disponible en la web bajo una licencia abierta
  • 2 estrellas - que estén disponibles como datos estructurados
  • 3 estrellas - que estén disponibles en un formato abierto no patentado
  • 4 estrellas - usar las URI para referirse a los elementos dentro de los datos, para que se pueden referenciar
  • 5 estrellas - vincular los datos con otros datos para proporcionar un contexto

Teniendo en cuenta los retos que aún se encuentran la Sunlight Foundation creó una guía que identifica paso a paso los desafíos que pueden presentarse en la creación desde cero de políticas públicas de Datos Abiertos, que puede ser de gran utilidad para los servidores públicos y actores interesados en la apertura de datos, basada en tres preguntas:

  • ¿Qué datos deben hacerse públicos? Cuyos apartados invitan a revisar el marco normativo y la legislación del país en el que se pretendan abrir datos y a articular las políticas de datos abiertos con la normativa ya existente como legislación en acceso a la información pública, participación o rendición de cuentas
  • ¿Cómo crear datos públicos? Esta pregunta y los puntos que la componen dan indicaciones sobre los formatos, la disponibilidad en línea, calidad de los datos, licencias y otras cuestiones que pueden surgir a la hora de abrir los datos.
  • ¿Cómo implementar una política de datos abiertos? Se relaciona con cómo generar ambientes propicios para llevar a cabo la apertura de manera eficiente y sostenible, incluye, entre otros, la creación de un área responsable de la supervisión para ofrecer datos de calidad, generar alianzas y asegurar el financiamiento.

Así mismo, The Open Knowledge Foundation ha creado una guía, el Open Data Handbook, para ayudar a los productores de datos a abrirlos de manera efectiva que va un paso más allá y, además de lo anterior, propone acciones para dar a conocer los datos una vez abiertos.

¿Quién usa los datos?

Los datos abiertos son un recurso imprescindible no solo para los ciudadanos y los propios gobiernos, si no también para empresas, medios de comunicación y organizaciones, como Datasketch cuyo modelo de negocio se basa en mostrar la información de manera comprensible a cualquier ciudadano y ofrecer las herramientas para que cualquiera pueda hacer lo mismo. Te invitamos a navegar por nuestras aplicaciones en: https://www.datasketch.co/apps

Para terminar queremos dar un ejemplo de buenas prácticas dentro de un gobierno: el Etalab de Francia.

Es un grupo de trabajo de datos abiertos creado en el gabinete del Primer Ministro francés. Se encarga de promover los datos abiertos entre los ministerios y de ayudarles en su proceso de publicación de datos, para lo que ha definido una lista de conjuntos de datos con un alto impacto en la vida económica y social, a los que se da prioridad para su publicación como datos abiertos. Si quieres conocer más sobre esta iniciativa puedes visitar todas sus plataformas en: https://www.etalab.gouv.fr/plateformes

Además, si quieres profundizar tu conocimiento sobre este tema te invitamos a registrarte en nuestro newsletter y a que visites: