Blog > Gobierno abierto > Gobierno abierto para dummies: transparencia

Gobierno abierto para dummies: transparencia

¿Qué se entiende por Transparencia en Gobierno Abierto?

Disponible en:

Por Laura Tamia Ortiz. Publicado: junio de 2021

En nuestro primer post “Gobierno Abierto para Dummies” hablamos de las definiciones de Gobierno Abierto, sus pilares, antecedentes y beneficios para la mejora de la gobernanza pública. Señalamos allí que estos beneficios solo se obtienen si el modelo se implementa de manera adecuada, pero ¿qué quiere decir?

Existen varias aproximaciones conceptuales al Gobierno Abierto, la mayor parte coinciden en la existencia de unos pilares, elementos o valores necesarios para garantizar la apertura gubernamental, entre ellos la transparencia, la participación ciudadana o la rendición de cuentas. Estos no se entienden como elementos individuales sino con una lógica de sistema, en la que cada uno contribuye a los otros de manera orgánica e interdependiente. En esta entrada nos vamos a centrar en qué es o qué debería ser la transparencia en el gobierno abierto.

Para hablar de Transparencia tenemos que referirnos al derecho de acceso a la información pública. Este derecho se ampara en el derecho fundamental a la libertad de expresión, reconocido por múltiples convenciones internacionales como la Declaración Universal de Derechos Humanos (art. 19), el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (art. 19), la Convención Americana sobre Derechos Humanos (art. 13), la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre (art. IV ) o la Carta Democrática Interamericana (art. 4). Tanto el derecho a la información como el de la libertad de expresión se encuentran incluidos en la mayor parte de las constituciones políticas, legislaciones de los países democráticos y son parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, en particular con el objetivo 16 y su meta 16.10: “Garantizar el acceso público a la información y proteger las libertades fundamentales, de conformidad con las leyes nacionales y los acuerdos internacionales”.

ODS 16

A través de la libertad de expresión, que protege la manifestación de ideas y pensamientos, se ejerce óptimamente el acceso a la información, y a la vez, los ciudadanos tienen derecho a estar informados para poder expresar dichas ideas. Delimitar uno implica atentar contra el otro. El índice World Press Freedom Index publicado por Reporters Without Borders puede darnos una visión global del desempeño de los países en este sentido ya que evalúa, desde el punto de vista de la libertad de prensa, el desempeño de 180 países en múltiples categorías entre las que se encuentran la transparencia y la libertad de expresión.

Las regulaciones antes mencionadas establecen unos mínimos obligatorios de publicación y publicidad de la información pública. Sin embargo, que exista el derecho y que esos mínimos estén establecidos no siempre se traduce en que esa información esté disponible de forma clara, oportuna, comprensible, de fácil acceso, que esté abierta por defecto o en los formatos adecuados para su reutilización y es allí cuando la noción de apertura gubernamental cobra importancia.

El gobierno abierto invita a los actores públicos a ir siempre un paso más allá de los mínimos marcados por la legislación. La Carta Iberoamericana de Gobierno Abierto señala que la transparencia, en el marco del gobierno abierto, incluye dos ámbitos fundamentales: el derecho de acceso a la información que está en poder de las instituciones públicas y que puedan solicitar los ciudadanos y; la obligación de los gobiernos de poner a disposición de la ciudadanía, de forma proactiva, aquella información que dé cuenta de sus actividades, del uso de los recursos públicos y sus resultados, con base en los principios de la publicidad activa, tales como la relevancia, exigibilidad, accesibilidad, oportunidad, veracidad, comprensibilidad, sencillez y máxima divulgación.

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en su guía De Gobierno Abierto a Estado Abierto, por su parte, señala que la transparencia consiste en que la información pública sea creada y esté disponible, con excepciones limitadas, de manera oportuna y en formatos de datos abiertos sin límites para la reutilización. Además, resalta la importancia de que se ponga a disposición de los ciudadanos la información clave acerca de los entes privados, ya sea directamente o a través de organismos públicos.

En 2015 Access Info Europe lideró una campaña destinada a definir los Estándares de Gobierno Abierto, a través de una consulta pública. Los estándares identificados relativos a transparencia son:

  1. El derecho a saber. Los gobiernos deben reconocer el derecho ciudadano a acceder a la información pública.
  2. Toda la información, de todos los organismos públicos. El derecho de acceso a la información debe ser aplicado a todas las entidades públicas, a todos los poderes del Estado y a todas aquellas entidades privadas que realicen funciones públicas.
  3. El acceso es la regla - El secreto es la excepción. La denegación de acceso a la información debe ser excepcional y solamente fundamentada en las razones que específicamente se incluyan en las legislaciones correspondientes.
  4. Publicación proactiva de la información de interés público y asegurar el acceso fácil, rápido, efectivo y práctico a dicha información.
  5. De carácter gratuito y libre para su reutilización: Que la información se haga pública sin cargo y sin límites en reutilización.
  6. Formatos Abiertos: La información almacenada electrónicamente debe ser entregada a quienes lo soliciten por vía electrónica y en un formato abierto.
  7. Recopilación de información: La información debe ser recopilada de manera oportuna, actualizada periódicamente, y debe ser clara, completa y comprensible.
  8. Mecanismo/Entidad de Supervisión Independiente: El derecho de acceso a la información debe ser garantizado por un órgano independiente.

En la práctica ¿en qué se traduce?

Más allá de lo ya mencionado, una iniciativa de Gobierno Abierto debe fomentar la participación ciudadana en todas las fases de su desarrollo. Esto implica que la información debe estar abierta en todo momento, para que los ciudadanos conozcan cuándo, cómo y hasta qué punto van a poder participar. La información debe ofrecerse de manera proactiva y con anticipación, mediante diferentes canales, medios -no todo el mundo tiene acceso a internet- y formatos. Asimismo, se debe asegurar que los ciudadanos cuenten con información suficiente para que su participación sea efectiva, por ello son necesarias actividades de divulgación y sensibilización. Si se realizan consultas ciudadanas, los resultados de las mismas y de los comentarios recibidos, o al menos un resumen de ellos, se deben dar a conocer. También debe informarse de forma honesta, cómo se tuvo en cuenta el aporte ciudadano en todo el proceso y cuando no fue posible, lo cual ocurre a menudo, explicar los motivos de esta decisión.

You don’t trust me? meme

Cuando la publicación de la información pública ocurre de manera efectiva mejora la calidad de vida de las personas y fomenta la economía de los países. En España, según el último informe de ONTSI “Del Sector Infomediario a la Economía del Dato. Caracterización del Sector Infomediario”, en 2018 fueron identificadas más de 700 empresas, con un volumen de negocio de 1.987M euros, cuyo modelo está basado directamente en la administración de información para terceros, a través de la recopilación, selección y estudio de datos provenientes principalmente de fuentes públicas.

Por el lado contrario, cuando la información no está abierta, puede provocar que incluso grandes crisis de salud pública pasen desapercibidas y suponer grandes gastos, tanto a los ciudadanos como a la administración pública, en costes judiciales. Un ejemplo es el caso de la crisis de los opioides en los EEUU, que se dio a conocer de manera global tras la publicación en 2019 por parte del Washington Post de una base de datos de la DEA relacionada con el suministro -indebido- de analgésicos opioides, obtenida y hecha pública tras una gran batalla legal. Como consecuencia directa de la apertura de datos, periodistas de más de 35 países han publicado más de 129 artículos basados en los datos no divulgados anteriormente.

La transparencia fortalece la participación ciudadana y permite la rendición de cuentas, lo que a su vez, refuerza la sustentabilidad y la legitimidad de los sistemas democráticos.

Sin transparencia, no hay gobierno abierto.

Si quieres ampliar la información sobre transparencia en Gobierno abierto y los ejemplos tratados en este post te invitamos a visitar:

Si quieres recibir información relacionada con Gobierno Abierto directamente en tu email, suscríbete.