Gobierno abierto para dummies: concepto e implicaciones

Qué es y qué implica el gobierno abierto como modelo de gobernanza pública

Disponible en:

We are open government

Por Laura Tamia Ortiz. Publicado: mayo de 2021

Es probable que hayas oído hablar de Gobierno Abierto pero no sepas qué es. ¡Todos hemos estado allí! Por eso abrimos este espacio, en el que explicaremos sus implicaciones, beneficios, retos y realizaremos un mapeo de las iniciativas que lo están impulsando alrededor del mundo.

¿Qué es Gobierno abierto?

Primero entendamos el concepto que, aunque no es nuevo, se ha puesto de moda en los últimos años dentro del sector público -en unos países más que en otros-, esto nos ayudará además a ir conociendo algunos de los actores relevantes en la materia. Es importante destacar que aunque presentamos aquí definiciones dadas por organismos internacionales, cada vez más los gobiernos nacionales y locales están proponiendo definiciones propias adaptadas a sus contextos internos.

La Recomendación del Consejo de la OCDE de 2017 lo define como “una cultura de gobernanza que promueve los principios de transparencia, integridad, rendición de cuentas y participación de las partes interesadas en apoyo de la democracia y el crecimiento inclusivo”. En esa misma línea se posiciona la Alianza para el Gobierno Abierto (OGP, por sus siglas en inglés), que además prioriza algunas áreas de política, como el género o la salud, en las que consideran que es especialmente necesaria la apertura gubernamental.

La Carta Iberoamericana de Gobierno Abierto promovida por el Centro Latinoamericano de Administración para el Desarrollo (CLAD), por su parte habla de: “el conjunto de mecanismos y estrategias que contribuye a la gobernanza pública y al buen gobierno, basado en los pilares de la transparencia, participación ciudadana, rendición de cuentas, colaboración e innovación, centrando e incluyendo a la ciudadanía en el proceso de toma de decisiones, así como en la formulación e implementación de políticas públicas, para fortalecer la democracia, la legitimidad de la acción pública y el bienestar colectivo”.

Antecedentes del Gobierno abierto

Los antecedentes del Gobierno abierto se pueden remontar hasta el siglo XVI en Suecia con la primera regulación de la libertad de prensa y el derecho de acceso a los archivos, que fue uno de los primeros pasos hacia el acceso de los ciudadanos a la información pública, o a hechos mucho más actuales como la incorporación de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), la reutilización de la información pública, la apertura de datos en formatos abiertos o el fomento de la participación ciudadana en los espacios públicos y sus correspondientes normativas a nivel internacional.

Uno de los hitos que lo impulsó globalmente, es relativamente reciente. En enero de 2009 el entonces presidente de EEUU, Barack Obama, promulgó el “Memorando sobre Transparencia y Gobierno Abierto” que posteriormente, en 2011, dio lugar a la creación de la Alianza para el Gobierno Abierto, antes mencionada, a través de la Declaración sobre Gobierno Abierto. OGP es una iniciativa multilateral voluntaria en la que actualmente participan más de 70 gobiernos nacionales y regionales, respectivamente, y múltiples organizaciones de sociedad civil de todo el mundo. Su objetivo pasa por la creación de planes de acción bienales dentro de las instituciones públicas, con compromisos concretos para promover los valores del gobierno abierto y que, a su vez, ayudan a solucionar problemas públicos gracias a la inteligencia colectiva y la colaboración ciudadana, -hablaremos de OGP más detalladamente en las siguientes entradas.

Beneficios del Gobierno abierto

Si es implementado de una manera adecuada, este modelo de gobierno abierto proporciona grandes beneficios entre los que se encuentran:

  • mejorar la calidad de los gobiernos y sus servicios a partir del incremento de la legitimidad de la acción pública dada por la participación ciudadana en los procesos públicos;
  • generar mayor confianza entre el Estado y otros actores de la sociedad, a partir de la colaboración y el trabajo conjunto;
  • promover mejores resultados a menor costo, aprovechando el conocimiento colectivo y los recursos ciudadanos;
  • prevenir la corrupción mediante el monitoreo ciudadano a las acciones gubernamentales;
  • fomentar políticas específicas, que atiendan a necesidades reales, impulsando las decisiones consensuadas y un gasto público inteligente;
  • romper las barreras de acceso a los procesos de formulación de política pública e incidencia ciudadana;
  • fomentar la innovación y nuevas actividades económicas, generando valor económico y creación de empleo, mejorando el clima de inversión y promoviendo la igualdad de condiciones en la licitación pública.

El gobierno abierto es un fuerte promotor de la democracia participativa, frente a la democracia netamente representativa tradicional y a la crisis de legitimidad de los gobiernos, poniendo a la ciudadanía en el centro de las decisiones públicas -en las mejores prácticas de manera vinculante-. Sin embargo, esto implica acciones concretas y cambios estructurales en los gobiernos e instituciones. En muchos países, especialmente en las entidades locales, se han dado grandes pasos, pero aún son necesarios impulsos que aseguren que se realiza de forma transversal, permanente y no como acciones aisladas.

Esta forma de gobernanza requiere implicación hacia fuera, para con los ciudadanos, pero también hacia dentro, con la capacitación de los agentes públicos para realizar acciones de manera responsable y concienciar de los beneficios participación ciudadana, en todos los niveles y en todo el proceso de las políticas públicas, desde el diseño y la ejecución hasta la evaluación de las mismas, siendo transparentes con los roles y niveles de implicación, para no generar falsas expectativas en la ciudadanía.

Es un medio y no un fin en sí mismo, por ello debe dar respuestas concretas a problemas reales, sin discriminar ni dejar a nadie de lado, ni a las mujeres ni ningún colectivo o minoría social, cuenten o no con acceso a internet y/o recursos suficientes para asegurar su propia participación. En las siguientes entradas encontrarás las líneas de trabajo más relevantes y realizaremos un mapeo de las iniciativas que lo impulsan alrededor del mundo.

Suscríbete a nuestro newsletter

Conoce las últimas noticias sobre Gobierno Abierto:

Recursos