La Encuesta de Presupuesto Abierto es un mecanismo para medir la transparencia y apertura en la información presupuestal de todos los estados en el mundo. Es un mecanismo desarrollado por el Fondo Monetario Internacional, la OCDE, la Organización Internacional de Instituciones Superiores de Auditoría, y la Iniciativa Global para la Transparencia, quienes desarrollaron 109 indicadores ponderados equitativamente para medir la transparencia presupuestaria en los gobiernos.

Fue un proceso de investigación entre agosto de 2016 a enero de 2018, mediante encuestas que se realizaron a expertos en presupuestos, a los gobiernos nacionales e investigadores.

Los resultados de esta encuesta fueron dados a conocer el pasado 20 de junio por parte de la organización Foro Nacional por Colombia e International Budget Partnership (IBP), basados en unos principios de transparencia fiscal y participación pública en política fiscal que puede consultar aquí.

Ahora bien, lo que se demostró fue que desde 2012 Colombia ha reducido su índice de transparencia en el presupuesto, con un puntaje de 50 sobre 100 a pesar de que se ubica por encima del promedio global en este índice, que es 42.

Desde 2015, Colombia ha reducido la disponibilidad de información presupuestaria al no publicar o publicar deficientemente el Presupuesto ciudadano en línea puntualmente, y reducir la información provista en los Informes preliminares, de mitad de año, y de final de año.

Igualmente, esta encuesta mide otros factores de transparencia en la información, como lo es la participación pública y la vigilancia en el presupuesto. La participación pública indica la apertura de posibilidades por parte del gobierno de que haya participación en el proceso presupuestario. El puntaje para Colombia en este aspecto es 15 sobre 100, es decir, que proporciona unas muy pocas oportunidades de participación pública en el presupuesto, a pesar de estar por encima del promedio global de 12 sobre 100.

La vigilancia en el presupuesto mide la función de las entidades encargadas de ejercer un control eficaz del presupuesto. En este caso divide la función de la legislatura y la función de la institución superior de auditoría. La legislatura tiene una función adecuada en la fase de planificación del presupuesto, pero una función débil en la auditoría y ejecución de ese presupuesto. Mientras que la función de la institución superior de auditoría ejerce una adecuada vigilancia en este aspecto.

 

Esperamos que Colombia siga avanzando en las propuestas y recomendaciones de las iniciativas de transparencia y apertura en la información, para que cada vez tengamos un Estado más abierto.