Si la cifra repartidora y el umbral no existiera en Colombia, los líderes de cada partido no ‘arrastrarían’ a sus colegas candidatos, las curules del congreso serían muy diferentes. El mecanismo para saber quién llega al Congreso colombiano se estableció en la reforma política del 2013.

 

El sistema de elección del Congreso tiene varias reglas a tener en cuenta: la primera, es que existe un umbral de 3% del total de votos consignados en las urnas que debe obtener cada partido o movimiento para tener una representación. Y la segunda es la llamada ‘cifra repartidora’, que es el método por el cuál se reparten las curules en el Congreso. Consiste en seleccionar de mayor a menor el orden de votación total de un partido, que se va dividiendo en 1,2,3,4,5,6… Se puede ver esta explicación en la Registraduría Nacional.

 

Cuando hablamos de los candidatos que tuvieron unas votaciones que les hubieran alcanzado para lograr un puesto en el Senado colombiano, estamos hablando de los siguientes personajes:

 

De esta manera el gran ganador sería Cambio Radical, con 23 senadores, seguido de Partido Conservador y Partido de la U cada uno con 21 senadores, luego seguiría el Liberal con 18 curules.

 

Los que menor cantidad de puestos obtendrían serían el Polo Democrático con 4 senadores, Alianza Verde, Centro Democrático y Partido MIRA con 3 curules cada uno, Lista por la Decencia con 2 senadores, y Opción Ciudadana 1 senador.

 

De manera que, 24 candidatos, que quedaron por fuera del congreso en esta ocasión, hubieran entrado ‘sin arrastre’ ni umbral, sino por votación propia.