Hoy 1 de diciembre del 2017, se cumplen 60 años del voto de las mujeres en Colombia. El voto femenino en Colombia, más que un logro de inclusión social hacia las mujeres, ha sido una de las primeras puestas en marcha por la verdadera equidad de género. El 1 de diciembre de 1957 se vió reflejado este triunfo, cuando cerca de 2 millones de mujeres salieron a ejercer su derecho al voto.


En Datasketch conmemoramos esta fecha en la que ellas obtuvieron su derecho a ejercer su ciudadanía.

(Consulta nuestro especial con el listado de feminicidios ocurridos durante este año)

 

Sin embargo, este camino por la igualdad ha sido una lucha constante que se mantiene hasta hoy. Por ejemplo, en 1853 la Constitución de la Provincia de Vélez vislumbraba avalar la participación política de las mujeres, pero decidieron anular estos intentos principalmente porque “violaban la Constitución de Colombia al contradecir el mandato de la Constitución nacional que exigía la calidad de ciudadano, la cual sólo cobijaba a los varones “.

 

No obstante, casi 100 años más tarde, en 1957 las mujeres colombianas acudieron por primera vez a las urnas, convirtiendo al país en el penúltimo de América Latina en otorgarles derechos a las mujeres.

 

Otros logros obtenidos por las mujeres, previos y posteriores a ese año, se remontan al Gobierno de Enrique Olaya Herrera (1930-1934) en el cual se impulsaron reformas educativas para que la mujer asistiera a la universidad. En 1937 se expidieron decretos para cada una fuera dueña de su patrimonio y sus bienes, y con el decreto 2820 de 1974 se quitó la patria potestad.

 

Sin duda alguna, estos logros han sido motivo de aplausos y de reconocimientos en materia de equidad de género y participación, pero en la práctica, la presencia política de la mujer sigue siendo mínima y hasta decepcionante. Aún falta mucho para que esta situación pueda mejorar.

 

Las mujeres somos el sector que más aporta a la economía colombiana, pero padecemos una brecha de desigualdad salarial que es casi del 21%. Es decir, nosotras dejamos de percibir ese porcentaje de nuestro salario por el solo hecho de ser mujer.

 

(Navega las cifras que ha dejado el feminicidio en Colombia)

 

Otra contradicción es que, a pesar de que ya se pueda tipificar el feminicidio como un crimen contra la mujer, la puesta en marcha de esta legislación no ha hecho disminuir la muerte de mujeres. Incluso, un recuento realizado por Datasketch muestra que tras la aprobación en 2014 de la ley Rosa Elvira Cely, estos hechos violentos no han cesado.

 

En Colombia necesitamos transformaciones culturales para la paz y la igualdad entre hombres y mujeres, no es posible llamar democracia a un sistema político cuando a las mujeres se nos paga menos que a los hombres, a lo que se suman abusos y violencias de todo tipo.

 

Tenemos que hacer una verdadera revolución de la economía del cuidado, tiene que haber una redistribución de los roles para seguir impulsando la participación por parte de todas las mujeres en la sociedad.

 

Verónica Toro
Datasketch
verotorobe@datasketch.co