La apuesta de Google con su sistema de inteligencia artificial Hey Google es que en un futuro corto un usuario pueda pedirle al sistema que sea su “asistente personal” y éste pueda cumplir la tarea de la forma más humana posible.

 

Así, en poco tiempo podrías pedirle a Hey Google que llame a la peluquería y te reserve una cita para hacerte las uñas, y Google hará una llamada, con voz humana, y con la capacidad de interactuar exitosamente con un humano al otro lado de la línea.

 

¿Asusta un poco? La tecnología se sigue testeando y las pruebas se realizarán con más intensidad este verano. Inicialmente se espera que el asistente de Google pueda hacer reservas en restaurantes, programar citas para peluquerías, entre otros.