Mujeres imparables

Octubre 02, 2022

 

Como parte de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora, que se celebra el 8 de marzo, elaboramos esta colección de vasos fabricados con vidrio reciclado. Cada diseño hace alusión a alguna lucha que ha sido reivindicada por los movimientos feministas: la exigencia de paridad en las instituciones de participación política, el derecho a la protesta, la posibilidad de vestirse sin restricciones de género y la lucha por la participación de las mujeres en distintos ámbitos del conocimiento.

Datasketch

Datasketch

 

Cerremos la brecha

 

 

 

Desde la votación a Congreso de Colombia en 2002, el 13% de personas electas fueron mujeres y el 87% hombres. Esta tendencia dispar se ve representada en el área rayada que muestra el porcentaje de hombres electos, mientras que el área sin rayar expone a las mujeres electas desde 2002 hasta 2018. El broche se sitúa en la actualidad y los dientes de la cremallera que continúan ascendiendo llegan hasta el 50% del área total, esto representa la meta para conseguir la paridad en el país. Uno de los caminos para lograr este cometido son legislaciones como el Código Electoral Colombiano de 2020, donde se establece una cuota de género mínima del 40% de mujeres, y un modelo de alternancia  sobre el total de candidatos inscritos en una elección popular.

 

 

Símbolos de protesta

 

 

 

Estos son algunos símbolos de las manifestaciones realizadas durante cada una de las olas feministas. Los primeros dos símbolos hacen alusión a la primera ola: las sufragistas que reclamaban el voto femenino desde mediados del siglo XIX hasta inicios del siglo XX. Las siguientes dos ilustraciones simbolizan las luchas feministas que se articularon en torno al movimiento de derechos civiles durante la segunda mitad del siglo XX, cuando el feminismo liberal reclamaba derechos desde un lente legal y económico, pero también cuando se concibió el feminismo radical como la respuesta a un sistema de opresiones que debe ser desmontado. Los dos símbolos restantes representan la tercera ola de este movimiento, en la que se reconoce la importancia del feminismo interseccional y los transfeminismos. Con el contraste de estos símbolos es claro que el movimiento feminista no es estático ni es solo uno.

 

 

Moda y libertad

 

 

 

El corsé en S de inicios de siglo XX era utilizado para dar forma a las curvas femeninas. Sin embargo, en las siguientes décadas fue dejado a un lado para dar paso a siluetas más rectas y prendas más fáciles de llevar. La reconquista del pantalón marcó la moda femenina desde los años 40 y, en los años 60, los vestidos de baño y las minifaldas representaron una época de liberación femenina. Los cuerpos femeninos fueron poco a poco logrando una enorme libertad en sus formas de vestir, lo que culminó en el uso masivo del jean como símbolo del final del siglo. En la actualidad, sin embargo, la eliminación de restricciones en la forma de vestir de los cuerpos femeninos es aún es una de las luchas de muchos movimientos feministas.

 

 

Mujeres imparables

 

 

 

Desde mediados del siglo XX las mujeres se convirtieron en una fuerza de trabajo importante, lo que implicó que empezaran a estudiar medicina, leyes, física/química y ciencias de la computación. Sin embargo, en los años 80, inició un declive (que persiste hasta la actualidad) en el número de mujeres estudiando ciencias de la computación. Esto se explica en parte por las agencias de publicidad, televisión y cine que, al querer vender productos tecnológicos como el computador personal y las consolas de videojuegos, enfocaban sus esfuerzos en un público exclusivamente masculino. A pesar de esto, son incontables los logros de mujeres inspiradoras que desafiaron el papel secundario al que fueron relegadas en la industria tecnológica.

Datasketch

Equipo de datos

Sigamos conectadas

Únete a nuestra lista de correos